Barcelona intenta crear una ciudad más segura para todos los ciudadanos, así es que en los últimos meses se han modificado alguna de las normas del reglamento de tráfico, y desde Stel Serveis Administratius queremos compartir contigo las que consideramos más relevantes.

Radares de velocidad

Por definición, los radares son instrumentos que sirven para medir la velocidad.

Es por eso que un radar de control de velocidad, o pistola de velocidad, se usa para detectar la velocidad de objetos, especialmente camiones, motos y automóviles, con el propósito de regular el tránsito.

Nuevos radares y velocidades

El ayuntamiento de Barcelona ha implementado un gran número de radares de velocidad, reemplazando a los controles móviles, justamente porque con estos últimos no se llegó a conseguir la seguridad vial esperada.

Con el objetivo de crear una ciudad más segura, se han instalado a través de puntos fijos señalizados, diferentes radares en vías públicas donde hay un elevado índice de siniestros. A su vez, se han establecido dos radares de tramo en la Ronda del Mig y el túnel de la Rovira.  

Una ciudad más sostenible

Otro de los objetivos es el conseguir que Barcelona sea una ciudad más sostenible (también llamada ciudad slow), y es por eso que se ha reducido la velocidad a 30 km por hora, en muchas zonas de tránsito.

Concretemos un poco…

Más del 68% de las vías de la ciudad condal cuenta ya con este límite de velocidad, y se espera que durante este año 2021, suceda lo mismo en el 75% de las calles.

Zonas escolares más seguras

Como la mayoría de los accidentes suceden en zonas escolares, con estas medidas se pretende reforzar la seguridad vial para los niños, de esta forma se reducirá la siniestralidad.

Para ello se instalarán 12 radares en espacios y entornos escolares, además, se limitará la velocidad a 30 km por hora en zonas donde haya una gran presencia de niños y jóvenes.

¿Sabías que? Si la calle tiene un único carril para circular, el límite de velocidad establecido en Barcelona es el de 30 kilómetros por hora.

Habrá casos en los que la velocidad se reduzca a los kilómetros establecidos cuando los conductores circulen por vías que se consideren peligrosas, o con una gran índice de accidentes.

Concretamente, alguna de las calles será entre Bruc y Paseo de Gracia, ya que ahí se encuentra un gran número de escuelas.

La conocida calle de Balmes también reducirá su velocidad entre Maria Cubí y Travessera de Gràcia. 

En paralelo, se prevé instalar radar de tramo en el Túnel de la Rovira, el Túnel de Badal y en la ronda Litoral a su paso por el Moll de la Fusta.

Crear una ciudad más segura

En definitiva, lo que se pretende es crear una ciudad segura para todos los habitantes y ciudadanos de Barcelona, tanto para los conductores como para los peatones.

A finales de 2021 se espera que los 32 radares fijos y los 2 móviles estén en funcionamiento y controlen la velocidad de alguna de las vías más transitadas. 

Es importante mencionar también, que se incrementará el uso de los radares pedagógicos. 

¿Sabes cuáles son? Se trata de aquellos radares que permiten al conductor saber a qué velocidad están conduciendo, a una distancia de 300 metros y que, por lo tanto, se les informa a través del panel que pueden estar superando los límites de velocidad establecidos. Actualmente, la ciudad de Barcelona cuenta con hasta más 100 puntos en lo que se podrían colocar este tipo de radares informativos y preventivos.  

¿Consideras a Barcelona una ciudad segura?

Stel Serveis Administratius.