Artículo de opinión de Nilza Machatine, empresaria y tesorera de Ade Vallès

Aprovechando la coyuntura actual, hay que abordar la situación de los autónomos.

Históricamente la mayoría de los autónomos eran comerciantes o personas con profesiones clásicas. Actualmente, muchos son realmente falsos autónomos o autónomos dependientes. Se ven forzados a cotizar en este régimen, asumiendo riesgos que le corresponden como empresarios, pero tienen la dependencia de un trabajador, porque no pueden elegir los precios, plazos o jornadas.

 

Muchos trabajadores salen rebotados del mercado laboral y no tienen ningún apoyo.

Tampoco tienen la garantía para cobrar las facturas del trabajo hecho. En cambio, tienen todas las obligaciones respecto a la administración (Seguridad Social, Agencia Tributaria, …) y sufren la presión para afrontar pagos a los bancos, compañías de suministros y de otros proveedores.

No hay prácticamente ningún apoyo o ayudas a parte de poder capitalizar el Paro. Las Ayudas que la Administración ha prometido para paliar los efectos de la Pandemia del Covidien-19, han sido escasos y llegan tarde.

Estos son algunos de los motivos por los que podemos extender el término precariedad laboral

más allá de los “Mileuristas”. Es considerable la cantidad de autónomos que esperaban mejores perspectivas y les cuesta llegar a fin de mes.

Los elevados costes de la cotización a la Seguridad Social para las empresas, es la principal razón por la que actualmente se presta mucho trabajo como “falso autónomos”.

A consecuencia de las bajas prestaciones económicas, estos autónomos eligen la cotización por la base mínima y en el futuro las pensiones de jubilación que recibirán serán muy bajas.

Desde ADE Vallès seguimos luchando para que estos problemas cada vez más vayan teniendo la menor incidencia sobre las mujeres empresarias y profesionales.

Fuente: TODO Cerdanyola, haga clic aquí para ver a su portal el artículo.

Stel Serveis Administratius.